Y es que cuando a nuestros parajes y riberas se les suma una gran tradición con las fiestas más populares, el resultado es un apetitoso turismo rural bañado en naturaleza y cultura.